LMD Laser Metal Deposition

Es la fusión directa de polvo metálico inyectado sobre la superficie de un sustrato, con el fin de obtener recubrimientos y/o estructuras con propiedades idénticas o mejoradas respecto a las del material base.

Ventajas del LMD:

LMD
  • Gran abanico de materiales de aportación; base Fe, Co, Ni, etc.
  • Unión metalúrgica mejorada con respecto al “Thermal Spraying” y zona de dilución inferior al “Arc Welding”.
  • Aportación térmica muy localizada (alta densidad de energía).
  • Menor extensión de la zona afectada térmicamente (HAZ).
  • Recargues de precisión (desde 500 micras hasta 2 milímetros de espesor) y en una sola capa.
  • Tasas de deposición superiores a 10 m/min en piezas de revolución y geometrías complejas.

EHLA Extreme High-speed Laser Application

El EHLA se puede utilizar como una alternativa económicamente viable a las tecnologías de cromado duro y pulverización térmica, utilizadas para la protección contra la corrosión y el desgaste. El recubrimiento se une metalúrgicamente mediante el proceso de fusión a las capas base, lo que significa que no se deslaminará, astillará, ni pelará; debido a que no es poroso y ofrece una protección más eficiente que otras técnicas.

Ventajas del EHLA:

EHLA
  • Gran abanico de materiales de aportación (al igual que en LMD); base Fe, Co, Ni, etc.
  • Menor aportación térmica que la tecnología LMD (el polvo de aportación llega fundido).
  • Minimización de la zona afectada térmicamente (HAZ).
  • Recargues de precisión (desde 50 micras hasta 300 micras de espesor) y en una sola capa.
  • Tasas de deposición superiores a 500 m/min en piezas de revolución.

SOLDADURA LÁSER

No existe ninguna herramienta que pueda emplearse de forma tan diversa como el láser: con él se pueden crear de manera muy rápida puntos y cordones de soldadura.

Gracias a su precisión y a la breve duración de fusión fácilmente controlable, se pueden unir materiales no soldables mediante procesos convencionales.

Ventajas de la soldadura por láser:

Soldddura
  • Alta precisión en la aportación térmica (más localizada y con una gran densidad de energía).
  • Bajo nivel de afección térmica (HAZ).
  • Uniones de alta precisión y elevada resistencia.
  • Baja deformación.
  • Buen acabado superficial.
  • Alta productividad con hasta 5 kW de potencia.